• 30 MAR 15
    • 0

    Plasma rico en plaquetas (PRP) como fuente de factores de crecimiento (FC) de uso no transfusional: mitos y realidades de su preparación

    La definición de PRP como “el volumen de plasma autólogo que contiene una concentración de plaquetas superior al nivel basal”1 es una definición heterogénea que permite incluir dentro de ella un gran abanico de productos con diferentes parámetros de calidad y eficacia terapéutica. El efecto terapéutico de este medicamento 1 de origen sanguíneo cuando se utiliza a nivel local, no se relaciona con el efecto clásico anti-hemorrágico de las plaquetas; -elemento fundamental de la Hemostasia Primaria-; sino que deriva del alto contenido en FC (PDGF, IGF; EGF; TGF-β1 y HGF)que las plaquetas contienen en su interior. De la liberación plaquetaria a nivel local de estos FC se derivan efectos anti-infecciosos2; anti-inflamatorios, angiogénicos, regenerativos y de crecimiento celular así como de la matriz colágena intercelular3.  Es de destacar el efecto sinérgico de los mencionados FC; por lo que el efecto de cada uno de ellos de manera aislada es limitado4.

    El efecto terapéutico del PRP en los diferentes ámbitos médicos que se usa, está condicionado por diversos elementos; fundamentalmente la concentración de FC que se relaciona con la concentración de plaquetas del PRP; pero también por otros elementos como el contenido de leucocitos y hematíes del producto; el almacenamiento y método de activación del PRP; además de otros factores propios del paciente como la edad o la presencia de enfermedades concomitantes.

    La centrifugación de la sangre para obtener PRP es un proceso complejo que tiene como objetivo producir una separación bien definida de la fracción plaquetar que permita aislarla del resto de los componentes de la sangre. La separación se produce como consecuencia de la diferencia de densidad de las células sanguíneas que sedimentan de forma proporcional a su peso. La calidad y eficiencia del proceso (recuperación final de plaquetas en el PRP en relación a las inicialmente presentes) está íntimamente relacionada con cuatro factores; 1- Fuerza g; 2- Tiempo de centrifugación ;3- Rampa de aceleración /desaceleración, 4- Prevención de la activación plaquetar durante la extracción de la sangre y la centrifugación y 5- Método de separación de la fracción plaquetar de los otros componentes sanguíneos. Los tres primeros factores definen el parámetro de fuerza centrífuga total (FCT) que resume de forma global la intensidad de centrifugación a la que se somete a la sangre. Los métodos de prevención de la activación pretenden evitar la liberación de FC al medio extra-plaquetar antes del momento de su uso terapéutico5, 6. Finalmente, una adecuada separación de la fracción plaquetar tiene como objetivo ideal obtener un PRP con una alta concentración de plaquetas no activadas, y con un bajo contenido en leucocitos y hematíes.

    El concepto de sistema abierto o cerrado del procesamiento hace referencia a la posible exposición de la sangre o PRP al aire ambiente durante la extracción o el procesamiento. Este aspecto es crítico para definir criterios de esterilidad y tiene importancia especialmente si se considera el almacenamiento7. Existe mucha experiencia sobre el almacenamiento de PRP para uso transfusional8-10; sin embargo, la utilidad del PRP para ser usado a nivel local radica en la conservación –no de las plaquetas en su forma celular-; sino de los FC que contienen. La congelación en forma de lisado plaquetar es un método eficaz que permite la estabilidad y el almacenamiento prolongado de los FC4, 11.

    Una vez delante del paciente, existen diferentes formas de liberar los factores de crecimiento del interior plaquetario12; desde la simple descongelación del PRP que provoca la rotura de la membrana plaquetar y la liberación de los FC, hasta la más frecuente activación plaquetar del PRP obtenido en fresco, mediante la adición de trombina o preparados de calcio y/o adrenalina; que provocan la coagulación de los factores de coagulación de la fracción plasmática del PRP, y de forma indirecta contraen el citoesqueleto plaquetar liberando su contenido en FC. Este procedimiento permite además la gelificación o coagulación del PRP para determinados usos terapéuticos.

    Como esta amplia intervención de factores técnicos y biológicos, es factible sugerir que la preparación de PRP es un proceso complejo y que existen diferentes productos terapéuticos con diferentes parámetros de calidad y eficacia terapéutica relacionados con el método de preparación.

     

    Bibliografía

    1.    Informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios sobre el uso de Plasma Rico en Plaquetas. 25-5-2013.

    2.    Burnouf T, Chou ML, Wu YW, Su CY, Lee LW. Antimicrobial activity of platelet (PLT)-poor plasma, PLT-rich plasma, PLT gel, and solvent/detergent-treated PLT lysate biomaterials against wound bacteria. Transfusion 2013;53(1):138-146.

    3.    Burnouf T, Goubran HA, Chen TM, Ou KL, El-Ekiaby M, Radosevic M. Blood-derived biomaterials and platelet growth factors in regenerative medicine. Blood Rev 2013;27(2):77-89.

    4.    Fekete N, Gadelorge M, Furst D et al. Platelet lysate from whole blood-derived pooled platelet concentrates and apheresis-derived platelet concentrates for the isolation and expansion of human bone marrow mesenchymal stromal cells: production process, content and identification of active components. Cytotherapy 2012;14(5):540-554.

    5.    Fijnheer R, Pietersz RN, de KD et al. Platelet activation during preparation of platelet concentrates: a comparison of the platelet-rich plasma and the buffy coat methods. Transfusion 1990;30(7):634-638.

    6.    Trindade-Suedam IK, Leite FR, de Morais JA, Leite ER, Marcantonio EJ, Leite AA. Avoiding leukocyte contamination and early platelet activation in platelet-rich plasma. J Oral Implantol 2007;33(6):334-339.

    7.    Council of Europe Publishing. Guide to the preparation, use and quality assurance of blood components. 13 ed. 2014.

    8.    . REAL DECRETO 1088/2005, de 16 de septiembre, por el que se establecen los requisitos técnicos y condiciones mínimas de la hemodonación y de los centros y servicios de transfusión. BOE 225, 31288-31305. 2015. 20-9-2005.

    9.    Murphy S. Principles for storage of platelet concentrates. Infusionstherapie 1991;18 Suppl 1:3-9.

    10.    Tynngard N. Preparation, storage and quality control of platelet concentrates. Transfus Apher Sci 2009;41(2):97-104.

    11.    Lee YL, Lee LW, Su CY et al. Virally inactivated human platelet concentrate lysate induces regulatory T cells and immunosuppressive effect in a murine asthma model. Transfusion 2013;53(9):1918-1928.

    12.    Rodrigues SV, Acharya AB, Thakur SL. An evaluation of platelet-rich plasma without thrombin activation with or without anorganic bone mineral in the treatment of human periodontal intrabony defects. Platelets 2011;22(5):353-360.

    Dr. José Luis Bueno.

    Médico Especialista en Hematología y Hemoterapia.

    FEA del S. de Hematología y Hemoterapia del H. Universitario Puerta de Hierro- Majadahonda (Madrid).

    Director Científico de PRoPosit Bio SL. www.proposit.es

    Leave a reply →